La necesidad del desarrollo y la arquitectura sostenibles en el sureste mexicano

La necesidad del desarrollo y la arquitectura sostenibles en el sureste mexicano

Comparte en Redes Sociales:

“El desarrollo sostenible o desarrollo sustentable es una prioridad de los gobiernos hoy”. 
Mario Maldonado

¿Por cuánto tiempo podremos seguir desarrollando nuevos proyectos sin que las generaciones futuras se vean afectadas? Con esta pregunta se relacionan muchos problemas y situaciones que vivimos hoy en día: contaminación del manto acuífero y el ambiente en general, miles de hectáreas de deforestación, cambio climático, sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción de la capa de ozono, generación de desechos no biodegradables, derretimiento de los polos, sobrepoblación y muchos otros.

¿Y qué son la sostenibilidad y la sustentabilidad y cómo pueden ayudarnos? Para algunas personas estos dos términos pueden definirse de manera similar y guardan una estrecha relación. Para otras, las dos palabras simplemente significan lo mismo. “Sustentabilidad significa crear lugares que sean ambientalmente responsables, saludables, justos, equitativos y rentables” [1]. En muchos lugares del mundo se ha optado, como es correcto, por seguir distintos modelos, certificaciones o acuerdos con los que se busca continuar con el desarrollo humano, pero de una manera sostenible y, por ende, combatir los problemas que enfrentamos, como la contaminación, la escasez de recursos, entre otros. Se busca que las siguientes generaciones no sean afectadas por nuestras acciones. Actualmente el desarrollo sustentable es buscado en muchos países del mundo, entre ellos México. En este ensayo me enfocaré en una de las regiones de este país: La Península de Yucatán.

Para generar un desarrollo sustentable hay que tener muchas cosas en cuenta. Una de ellas es la planeación, es decir, el diseño arquitectónico de ciudades, edificios y todos los demás espacios en los que el hombre se desenvuelve. Para la correcta planeación e implementación se necesita que una gran cantidad de profesionales (arquitectos, urbanistas, ingenieros, licenciados en derecho, economía, entre otras ramas). De igual manera se necesita un involucramiento real y honesto tanto del gobierno como de todos los ciudadanos.

La Península de Yucatán está formada por los estados de Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Tiene una superficie de 141,736 km2 y más del 80% de su territorio es forestal. Se le reconoce por ser una región de importancia natural y social con ecosistemas terrestres, costeros y marinos, hábitat para una gran diversidad de flora y fauna que sustentan las actividades productivas de la región.[2]

Las ciudades principales de los 3 estados suelen tener un crecimiento demográfico considerable, por lo que están en constante desarrollo nuevos proyectos de vivienda, oficinas, locales, centros comerciales, entre otros. Sin duda el desarrollo es muy importante para la economía, no solo en la península, sino en todo el mundo. “Desarrollo sí, pero sustentable. No puede haber desarrollo si se utilizan irracionalmente los recursos, si existe contaminación.” [3]. Eso es algo que se debería tener muy en cuenta.

Es bien sabido que la construcción, el uso y la demolición de edificios y estructuras, son responsables de un alto consumo de agua y energía, gran producción de residuos y altas emisiones de CO2. Por estas y otras razones, siempre se debe buscar un diseño y una construcción sustentables.

Edificación sustentable se refiere a la utilización de prácticas y materiales respetuosos del medio ambiente en la planeación, diseño, ubicación, construcción, operación y demolición de edificaciones [4]. La arquitectura sustentable va de la mano con lo anterior y se enfoca en proyectar espacios que aprovechen el entorno en el que se encuentran y las nuevas tecnologías para reducir en la medida de lo posible el consumo y los residuos del edificio.

La ONU adoptó en 2015 una serie de objetivos y metas para erradicar distintas problemáticas mundiales para 2030, conocidos como “Objetivos de Desarrollo Sostenible”. Teniendo en cuenta esto, se han generado muchos proyectos y reacciones al respecto, internacional, nacional y localmente.

Localmente se realizó el Acuerdo para la Sustentabilidad de la Península de Yucatán, firmado el 10 de diciembre de 2016 por los 3 estados involucrados. Su objetivo era fijar metas en común e implementar de forma coordinada estrategias para lograr la sustentabilidad de la región. Para este Acuerdo se crearon 7 principios rectores, 6 metas principales y 8 componentes de implementación (Desarrollo Agropecuario Sustentable, Manejo Efectivo de las Selvas, Agua y Ecosistemas, entre otros). Los componentes de implementación y las metas iban estrechamente ligados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Cabe destacar que escribo en tiempo pasado ya que, desgraciadamente, estos acuerdos fueron frenados en julio del 2018. El problema se generó debido a que el grupo ambientalista Asamblea Nacional de Afectados Ambientales presentó demandas de amparo contra el Acuerdo exponiendo que no se realizaron consultas a las comunidades mayas, destruyendo los años de esfuerzo de muchas personas e instituciones que los generaron. Se generaron opiniones opuestas por estos sucesos. “Para cumplir con estos objetivos ¿es necesario realizar una gran consulta indígena o más bien se trata de una de esas tantas artimañas que pretenden fastidiar y frustrar todo un esfuerzo conjunto a favor del medio ambiente con la finalidad de mitigar el cambio climático?” [5]. A finales de 2019, el secretario de medio ambiente de Campeche, Roberto Alcalá, indicó que, aunque el ASPY no podría continuar como tal, si se pudieran retomar su estructura y sus metas, por la Comisión Intersecretarial de Cambio Climático, desarrollando un proyecto con un nuevo nombre, que ahora sí realice las consultas a las comunidades mayas que afectaron al original.

Regresando a la arquitectura y la construcción sustentables, independientemente del ASPY u otros acuerdos, los nuevos o ya realizados proyectos, pueden optar siempre por adquirir una certificación que avale su desarrollo sustentable. La más importante y reconocida a nivel mundial es la certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design). Realizada por El Consejo de la Construcción Ecológica de los Estados Unidos, se lanzó por primera vez en 1999 y actualmente certifican una gran variedad de proyectos distintos alrededor del mundo. Busca reducir las emisiones de CO2, crear espacios con mejores condiciones, reducir el consumo de energía y agua, incrementar el valor a los edificios, entre otros aspectos. Para conseguir una certificación se deben de cumplir una serie de lineamientos y a través de un sistema de puntos, los proyectos podrán alcanzar uno de los 4 niveles: Certificado, Plata, Oro y Platino. Indudablemente es una excelente manera de ayudar al desarrollo sostenible de los edificios y comunidades. En el 2019, México entró al top 10 de países con más proyectos LEED del mundo, ocupando el noveno lugar con 329 proyectos y con muchos otros a la espera de adquirir una certificación. Algunos de los edificios en la Península de Yucatán que cuentan con una certificación LEED son la Torre Uno dentro del complejo Vía Montejo, el reciente Centro Internacional de Congresos de Yucatán, la Casa Ecomaya, la Clínica-Hospital de Segundo Nivel del Issste Mérida, etc. Otros se encuentran en desarrollo, pero de igual manera buscarán adquirir una certificación, como el Hotel Wayam By Xixim, el MID center, distintos desarrollos de Los Amigos Tulum, Ciudad Mayakoba, etc. Otro sistema de certificados similar y también importante es el BREEAM (Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology).

Es importante promover en las personas, instituciones y gobiernos, la idea de que el desarrollo sostenible es lo que todos debemos buscar en nuestra actualidad, de esta manera las obras y proyectos serían más responsables con el medio ambiente. Tanto los gobernantes como los ciudadanos, no podemos permitir que acuerdos que busquen un desarrollo sostenible sean cancelados, de ninguna manera. Se deben de hacer las cosas de manera correcta, dejando a un lado los intereses personales y buscando el bien común. Particularmente en la península, es de suma importancia que se retomen y mejoren las ideas de los acuerdos que fueron desafortunadamente cancelados, creando un nuevo modelo con metas y todos sigamos sin excepción.

Si los términos e ideas de sostenibilidad se hubieran pensado y desarrollado desde los principios de nuestra historia, tal vez nos encontraríamos en una mejor situación, pero no fue así. Aunque si llevan bastante tiempo estas nuevas ideas sustentables, son relativamente recientes. “Aún estamos a tiempo de cuidar la calidad del agua, aire y suelo, ya no puede ni debe ignorarse la degradación y destrucción de los recursos naturales.” [6]

Ya sea que tomemos en cuenta los Objetivos de Desarrollo Sustentable de la ONU, distintos Acuerdos que hayan generado los gobiernos que nos rigen o las distintas certificaciones que avalan el desarrollo sustentable, es deber de todos y cada uno de nosotros el aportar de alguna manera y generar impactos positivos entre los seres humanos, los demás seres vivos y nuestro planeta en general. La sociedad de hoy se enfrenta a muchos problemas, pero hay que tener el entusiasmo y la resiliencia necesarios para superarlos y enfrentarlos todos juntos.

Este ensayo fue realizado como una actividad escolar.

Bibliografía

Armijo, N., Robledo, A., & Castañeda, I. (2015). Evaluación de Género y Desarrollo Sostenible en la Península de Yucatán, México. San José, Costa Rica: UICN.

Carrera, H. (23 de julio de 2018). Abrupto golpe a la sustentabilidad. Recuperado el 29 de abril de 2019, de La Jornada Maya: https://www.lajornadamaya.mx/2018-07-23/Abrupto-golpe-a-la-sustentabilidad

Consejo de la Construcción Ecológica de los Estados Unidos. (2009). Guía de Conceptos Básicos de Edificios verdes y LEED. Estados Unidos: LEED.

Maldonado, M. (04 de enero de 2019). Desarrollo sustentable en Yucatán. Recuperado el 29 de abril de 2019, de Diario de Yucatán: https://www.yucatan.com.mx/editorial/desarrollo-sustentable-en-yucatan

Neufert, E. (1936). Arte de proyectar en arquitectura. Alemania: Gustavo Gili.

Secretariado de la Comisión para la Cooperación Ambiental. (2008). Edificación sustentable en América del Norte. Montreal, Canadá: CEC, CCA, CCE.


[1] Consejo de la Construcción Ecológica de los Estados Unidos. (2009). Guía de Conceptos Básicos de Edificios verdes y LEED. Estados Unidos: LEED. Pág. 5

[2] Armijo, N., Robledo, A., & Castañeda, I. (2015). Evaluación de Género y Desarrollo Sostenible en la Península de Yucatán, México. San José, Costa Rica: UICN. Pág. 10

[3] Maldonado, M. (04 de enero de 2019). Desarrollo sustentable en Yucatán. Recuperado el 29 de abril de 2019, de Diario de Yucatán: https://www.yucatan.com.mx/editorial/desarrollo-sustentable-en-yucatan

[4] Secretariado de la Comisión para la Cooperación Ambiental. (2008). Edificación sustentable en América del Norte. Montreal, Canadá: CEC, CCA, CCE. Pág. 4

[5] Carrera, H. (23 de julio de 2018). Abrupto golpe a la sustentabilidad. Recuperado el 29 de abril de 2019, de La Jornada Maya: https://www.lajornadamaya.mx/2018-07-23/Abrupto-golpe-a-la-sustentabilidad

[6] Maldonado, M. (04 de enero de 2019). Desarrollo sustentable en Yucatán. Recuperado el 29 de abril de 2019, de Diario de Yucatán: https://www.yucatan.com.mx/editorial/desarrollo-sustentable-en-yucatan

Gerardo Rembis

Soy una persona entusiasta y apasionada por muchas cosas, sobre todo por la arquitectura. Estudio actualmente en la Universidad Tecmilenio Campus Mérida y me encuentro realizando mi Propósito de Vida en todo momento.

Deja una respuesta

REMBARQ_ICONO_AZUL Logo

Te invitamos a suscribirte a nuestro Blog para recibir en tu correo las nuevas publicaciones

Nos esforzaremos para generar contenido de tu interés

Este sitio utiliza Cookies para mejorar la experiencia de usuario (Leer más)